sábado, 21 de septiembre de 2013

Comenzando

Hola,

         Decidí crear este blog para promover el uso del sistema Camps para la escritura de las lenguas de señas, principalmente la Lengua de Señas Argentina.

          Donde quiera que voy a escuchar charlas sobre la lengua de señas argentina (LSA) siempre está el comentario: "La lengua de señas es una lengua ágrafa, esto quiere decir que no se la escribe". La verdad es que me pone un poco triste.

          Yo creo con todo mi corazón que estamos en condiciones de cambiar esa realidad. Que las lenguas de señas se escriban o no, depende enteramente de la comunidad que las utiliza.  Creo que tanto sordos como oyentes que han aprendido la lengua de señas pueden aprender a escribirla. Creo que todas las personas tenemos derecho a expresarnos en nuestra propia lengua. Esto es parte del derecho a la identidad de la persona y de su grupo de pertenencia. Y la expresión no es solamente hablada, también es un derecho escribir. Poder dejar plasmados sus pensamientos, sentimientos, ideas y emociones sobre papel, para permitir que esas palabras lleguen más allá de quien tenemos delante de nosotros. Para que perduren más que el instante en que las expresamos y no creo que un video pueda competir con la inmediatez de un papel y un lápiz. Creo que la escritura a mano es esencial tanto para oyentes como para sordos, nos ayuda a fijar los conceptos al obligarnos a recorrer con el lápiz cada palabra que elegimos y nos da ese tiempo de reflexionar y acaso cambiar las palabras antes de que lleguen a nuestro corresponsal.

               ¿Por qué? Bueno, digo que es posible escribirlas, porque de hecho existen varios sistemas de escritura de las lenguas de señas. A partir de eso, que las escribamos o no, es más una cuestión de voluntad que otra cosa. Y por eso siento que esas afirmaciones son tristes, puesto que al afirmar algo que no es necesariamente así, están renunciando, cerrando puertas, sellando la suerte de estas lenguas, confinándolas a una dimensión efímera y volátil, expulsándolas para siempre del terreno de la trascendencia, durabilidad y difusión del que sólo pueden gozar las lenguas escritas.

             Es cierto que de nada sirve escribir algo si nadie más va a saber cómo leerlo. Por eso es necesaria la promoción del sistema de escritura. Cuantos más seamos los que leemos y escribimos LSA, más útil será el sistema y habrá más beneficios para toda la comunidad sorda, más enriquecimiento de la Cultura Sorda e incluso más herramientas para que los oyentes que se interesan en estudiar LSA puedan hacerlo mejor y toda la sociedad en su conjunto podrá enriquecerse, integrada y con igualdad de oportunidades.

                Sueño con un mundo en que cada uno pueda acceder a  la información, a la literatura, al humor, a la poesía y a todas esas cosas que conforman la cultura humana en su propio idioma, sin sentirse ni ser excluido, sin tener que impostar otra lengua para ser aceptado o para presumir. Yo que disfruto mucho de conocer y estudiar otras lenguas, no obstante, me siento con todo el derecho a que se me hable en mi lengua y entonces creo que vale la pena luchar por ese derecho también para otras personas.

Bernardo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada